¿Cómo mitigar los riesgos de la adopción de la educación on line?

 In Noticias

Proyecciones económicas y sociales indican que la manera en que aprendemos y nuestra capacidad de innovar marcarán la diferencia entre las universidades y economías del futuro.

Mejorar un proceso o producto, aumentar su calidad e incorporar elementos de valor diferenciados son objetivos comunes de muchos proyectos. Sin embargo, lograrlo en ámbitos inexplorados, a veces supuestos, sin conocer la metodología adecuada o los resultados a los que se podría llegar; es lo que conocemos como innovar. Sin duda, un desafío que implica mucha inversión, ensayo y error. Entonces: ¿Cómo absorber los riesgos de la innovación sin que signifiquen una amenaza? “Las respuestas harán la diferencia entre las universidades del futuro”, afirma Hernán Arenas, CEO & Cofounder de MBO Latam y U360.

Reconocida como elemento de gran valor y de diferenciación estratégica, la innovación ha encontrado amplia cabida en el mundo empresarial, el que –advirtiendo su ventaja competitiva- ha implementado, en varios casos, departamentos propios de investigación. Por el contrario, como un acto de omisión que llega incluso a contradecir su esencia, el grueso de las universidades del mundo aún no se apropia de esta causa.

A la cabeza de esta incipiente carrera encontramos a las universidades estadounidenses. Stanford, U. de California en Los Ángeles (UCLA), Harvard y Princeton, por ejemplo, han sido cuna de marcas que han revolucionado el mercado y el comportamiento humano, como Netflix, Uber, Facebook y Amazon. Experiencias como éstas demuestran que la incorporación de la innovación a las instituciones de Educación Superior -de forma independiente o en asociación con el mundo empresarial- no solo es clave, sino también necesaria para el desarrollo de las economías y la generación de cambios pioneros.

Proyectándonos hacia los desafíos sin precedentes que nos presenta el S.XXI, no basta con que las universidades abran departamentos de investigación e innovación aislados del proceso formativo. Éste debe reinventarse para incluir conceptos como flexibilidad, cooperación, confianza, sostenibilidad, valor y calidad, pues “la habilidad más competitiva a futuro es la de aprender, siendo el aprendizaje la materia prima estratégica para el desarrollo de los países” (Tendencias de la educación superior en América Latina y el Caribe, 2018).

Directamente proporcionales: educación a distancia y oferta educativa

Por efecto del mercado y la contingencia político-social y sanitaria, la educación a distancia, como solución tecnológica,  ha tenido gran efecto en la base de una transformación digital dentro de la comunidad y la cultura de las instituciones de educación superior. “A medida que se produce un aceleramiento de la innovación y una creciente competencia empresarial asociada a esos procesos de “creación destructiva” (…) los cambios en las dinámicas de la educación a distancia se hacen más intensos”. (Tendencias en educación superior en América Latina y El Caribe, 2018).

Además de impactar en la oferta educativa, los cambios tecnológicos influyen en las estructuras de costos, en el alcance territorial de los accesos a la educación, así como también en las pedagogías de enseñanza, las características de los recursos de aprendizaje y el rol de los tutores, profesores, autores o técnicos de soporte.

Soluciones para gestionar los riesgos de la innovación

U360 es una suite de aplicaciones desarrolladas sobre la nube por MBO Latam. En su experiencia, U360 ha logrado consolidarse como la mejor solución para optimizar y mejorar el ciclo de vida del alumno, en sus etapas de alumno potencial, matrícula, egreso y vínculos posteriores con la institución a través de postgrados y educación continua.

 

MBO Latam ha sabido responder a un mundo completamente digitalizado, modificando sus productos, internalizando la innovación y utilizándola como ventaja competitiva para mejorar la experiencia y apoyar en el proceso de aprendizaje.

U360 ha tenido una gran repercusión en el relacionamiento entre los diversos actores de la educación superior, ya que ha puesto el conocimiento al servicio de la actividad educativa, la que tiene el potencial de mejorar la calidad de sus servicios, optimizar recursos y generar productos que pueden ser patentados e incorporados al mercado para, finalmente, conseguir que todos los actores dentro de una universidad puedan comunicarse y entenderse de forma efectiva.

Recent Posts

Dejar un comentario